Ves al contingut principal

El catalán y la ignorancia de los bárbaros

                                                          Imatge: Rafael López

El atrevimiento de la incultura no tiene límites. Cuando los incultos tienen la capacidad de gobernar la extralimitación llega a extremos enfermizos. En los últimos tiempos, la barbarie de la incultura la ha vuelto a tomar con la lengua catalana, y los tontos y los incapaces han empezado a aplaudir. Ya se sabe: me refiero a las actitudes extremamente hostiles de los gobiernos de las Illes Balears y de Aragón en contra del catalán. En el último caso, la broma es que el gobierno aragonés, para no denominar a la lengua catalana por su nombre, la ha rebautizado como “aragonés oriental” (sic). Una vez más, la ignorancia galopando de forma desenfrenada, los atrasados, los del cerebro baldío confundiendo la política con el conocimiento, atacando a una lengua para congregar simpatías políticas, no por merecimientos propios, ellos que nos han sumido en esta espectacular crisis moral, sino por el simple deseo de enfervorizar a los estúpidos, a los ignaros. Hace años ya se aceptó ese ataque a la razón que supone considerar que el catalán y el valenciano son lenguas distintas cuando la ciencia —y el sentido común— saben que eso no es así. Y, claro, cuando la razón es contrariada, los crápulas se sienten tan a gusto en el marasmo de la sinrazón.

No me preocupan los que me insultarán por mis opiniones.  La incultura es un  virus que se propaga con facilidad, el ataque a la lengua catalana —y a sus hablantes—es un síntoma de estar incubando ese virus, los que vociferan en contra del catalán sin conocerlo demuestran que ya han desarrollado sin remedio la enfermedad. Insisto, los enfermos de barbarie no me preocupan. Me inquietan mucho más los que callan. No entiendo a los españoles cultos que, frente al brutal ataque a una lengua por motivos estrictamente políticos, responden con el silencio.

Se puede disentir de la política de todos los gobiernos, pero nunca se debería atentar contra la dignidad de unos ciudadanos que hablan una lengua más, distinta a la común de España, según los textos legales vigentes. Esos ciudadanos deben ser protegidos y las lenguas que hablan (no solamente una, todas las que pertenecen al acervo cultural de un territorio), también. Los que vociferan (esto es, los enfermos) y los que callan cómplicemente, vuelven a dejar claro que la convivencia con los incultos prepotentes es imposible. La crisis económica produce dramas humanos tangibles; la crisis moral, la que produce que los ignorantes, los rabiosos, los patanes puedan llegar a gobernar, no se nota en primer término, pero los resultados son potencialmente devastadores.

Comentaris

  1. La lengua catalana no era igual en todos los lugares en los que se hablaba. Lo que ha pasado es que dentro de Cataluña se ha igualado debido a los medios de comunicacion y la obligacion de estudiar el idioma en los centros. En otras zonas catalanoparlantes fuera de Cataluña, el idioma a evolucionado de forma distinta al catalan como lo conoceis, por eso en mi opinion no puede llamarse catalan. Llamalo aragones oriental o catalan occidental, pero no es el mismo idioma que el catalan.

    ResponElimina

Publica un comentari a l'entrada

Entrades populars d'aquest blog

TOTUM REVOLUTUM. (O quan uns no són "dels nostres" 2)

Qui ha dit que els estius són avorrits? Jo no n’havia passat mai un de tan poc ensopit. Mentre al país veí miraven de fer govern (o escenificaven l’astracanada), nosaltres ens entreteníem amb un espectacle no per conegut menys esfereïdor: el tots contra tots. Jo això no ho trobo dolent, m’agrada que cadascú defensi les seves posicions ideològiques... quan hi ha ideologia, és clar. La societat catalana més aviat s’ha convertit en un plató de televisió on es crida molt fort, sense debat, sense arguments, on el que més importa és fer soroll en contra del contrari. I ja sabem que, en els esquemes de la comunicació, el soroll impedeix que ens entenguem.
Tots contra tots, dic. Els del govern contra la CUP; els del DUI contra els del RUI; els independentistes contra els unionistes; els unionistes federalistes (si és que això és possible) contra els espanyolistes carpetovetònics... i tots contra la Colau, i els partidaris de la Colau en contra del món, si em permeteu la broma, que ara explicar…

BARCELONA, CAMBRILS, LES VÍCTIMES. UNA REFLEXIÓ DES DE LA COMMOCIÓ.

Escric per mi. I per qui vulgui llegir-ho, és clar. Necessito expressar les incerteses de tot plegat. Però no pretenc entrar en debat, ni donar lliçons. De fet, el meu cap és ple de molt poques veritats i, en canvi, de molts dubtes. Tot i no haver trepitjat encara Barcelona i Cambrils, llocs tan habituals en la meva vida, tinc una commoció interna. El que ha passat és molt gran, gran de greu, de bestial. Tan gran i greu com el que passa tan sovint a països molt allunyats dels nostres, i als quals dediquem poca atenció, perdó, els dedico poca atenció, no m’enganyaré a mi mateix. I tan gran i greu com el que ha passat a ciutats europees pròximes. Ara ens ha tocat a nosaltres. I per més que la raó em digui que el problema és global, que té raons econòmiques profundes, que no hem de subratllar la cosa domèstica nostra, no puc deixar de pensar en les Rambles, en el passeig marítim de Cambrils, fins i tot en el Walden. I, sobretot, en les víctimes que allà han caigut.
Perquè aquest és el pri…

EXPUESTO, EL OBJETO ES CASTRADO. APUNTES SOBRE ARTE Y POLÍTICA

“una exposición [consiste en colocar] objetos que no bramarán, no hederán, no se despelotarán, no pedorrearán, no escupirán, no proferirán heridas, no las recibirán, serán sacados de su línea de actividad viva por el hecho de figurar en una ‘exposición’ [...] expuesto el objeto es castrado, extraído del dinamismo orgánico que lo produjo y entregado a las masturbaciones mezquinas de los burgueses que como pasmarotes pasan a contemplarlo como una percepción de lujo que se añade a sus fornicaciones mezquinas de todas las noches.”