Ves al contingut principal

LA LIBERTAD DEL ARTE, O LA LIBERTAD, SIN MÁS (JE SUIS CHARLIE, BIEN SÛR)


    Las imágenes al final del texto a mayor tamaño

A raíz del atentado en contra de los dibujantes de la revista Charlie Hebdo, más allá de la denuncia unánime o casi unánime de los asesinatos, se han alzado voces que han lamentado que los dibujantes de aquella publicación hubieran dado argumentos, por así decirlo, a los fundamentalistas. La idea sería que el tono de la publicación era demasiado iconoclasta, descortés, islamófobo, xenófobo, que no respetaba lo suficiente las creencias  de cada individuo. Nadie justificaba los asesinatos, claro está, pero el argumento parece incluso razonable: una intolerancia pueda llevar a otra intolerancia. Como si se tratase de una aplicación del famoso "efecto mariposa" de la teoría del caos: una muestra de intolerancia aparentemente indolora (dibujar a Mahoma; o a Dios penetrado por el ano) puede producir, a la larga, unas muestras de intolerancia de extrema gravedad, como las que se vivieron en París hace unos días.

Quisiera disentir de la hipótesis o de la preocupación de despertar al monstruo... O señalar que el monstruo de la intolerancia, del fanatismo, de la religiosidad cruel sólo tiene una cara real, la de los muertos que provoca y que ha provocado a lo largo de la historia. Como decía el amigo Oscar Guayabero, que se sepa, el agnosticismo y el ateísmo no han generado muertos; las religiones, sí. Ese es el monstruo real; los dibujantes de Charlie Hebdo nunca mataron a nadie. Se puede congeniar o no con los límites de su humor, del imaginario que desplegaban en sus páginas, se puede aducir que muchos de los que veían aquellas imágenes se soliviantaban... pero ellos solamente utilizaban un lápiz. Y si el arte no puede molestar a nadie mejor que desaparezca.

Algunos amigos o colegas han rechazado ostensiblemente el "Je suis Charlie" que corrió tras el asesinato; ellos han querido señalar que no son Charlie. Me parece légitimo, no sé si oportuno. Yo sí quiero ser Charlie porque tengo muy clara la diferencia entre la realidad y la representación, entre las pistolas y los pinceles. Y mientras que para los lápices, las plumas y teclados, las máquinas de filmar o los pinceles pido libertad, para las pistolas exijo su supresión inmediata, sobretodo si son para defender alguna creencia religiosa, sea la que sea.

Sí, ya sé que la libertad del arte implica tensiones, problemas éticos... pero censurar, limitar esa libertad genera problemas mayores, empezando por saber quien estipula esos límites. Yo soy Charlie, como he sido El Papus, o (afortunadamente, sin muertos) El Jueves, aunque las identidades de esas publicaciones son de raíces muy distintas.

La realidad y su representación; el arte y su referente, es decir, la verdad. Don Delillo se refirió a ello en un fragmento extraordinario de su no menos extraordinaria novela Body art:

"La Hartke es una artista de body art que intenta deshacerse del cuerpo..., del suyo, al menos. Está el hombre que se pone de pie en una galería de arte y deja que uno de sus colegas le dispare balas al brazo. Eso es arte. Está el hombre esplendorosamente tatuado que se ha enfundado una corona de espinas. Eso es arte. La obra de Hartke no es ni automutilante ni autodestructiva. Está actuando, siempre ocupada en convertirse en otra persona o en explorar quién sabe qué raíces de identidad. Está la mujer que pinta cuadros con la vagina. Eso es arte. Están el hombre y la mujer desnudos que se embisten repetidamente y cada vez con más fuerza. Eso es arte, sexo y agresión. Está el hombre ataviado con ropa interior femenina ensangrentada que finge el coito con una montaña de carne picada. Eso es arte, sexo, agresión, crítica cultural y verdad. Está el hombre que se clava clavos en el pene. Eso es simplemente verdad."



Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

TOTUM REVOLUTUM. (O quan uns no són "dels nostres" 2)

Qui ha dit que els estius són avorrits? Jo no n’havia passat mai un de tan poc ensopit. Mentre al país veí miraven de fer govern (o escenificaven l’astracanada), nosaltres ens entreteníem amb un espectacle no per conegut menys esfereïdor: el tots contra tots. Jo això no ho trobo dolent, m’agrada que cadascú defensi les seves posicions ideològiques... quan hi ha ideologia, és clar. La societat catalana més aviat s’ha convertit en un plató de televisió on es crida molt fort, sense debat, sense arguments, on el que més importa és fer soroll en contra del contrari. I ja sabem que, en els esquemes de la comunicació, el soroll impedeix que ens entenguem.
Tots contra tots, dic. Els del govern contra la CUP; els del DUI contra els del RUI; els independentistes contra els unionistes; els unionistes federalistes (si és que això és possible) contra els espanyolistes carpetovetònics... i tots contra la Colau, i els partidaris de la Colau en contra del món, si em permeteu la broma, que ara explicar…

JAVIER PÉREZ ANDÚJAR ÉS L’EXCUSA, QUI MOLESTA ÉS LA COLAU... O QUAN UNS NO SÓN “DELS NOSTRES”.

La situació política a Catalunya va per vendavals. Ara ens trobem enmig d’una tempesta aparentment pertorbadora per bé que tinc la impressió que es tracta més aviat de pluja fina. Alguns comentaristes volen fer passar la cosa per més gran del que és. Davant de la immundícia i de la inoperància del sistema polític espanyol (i del català, també), hi ha coses que no mereixerien ni un breu, malgrat que alguns li atorguin el rang de titular a quatre columnes.
El vendaval d’ara porta el nom de Javier Pérez Andújar, l’escriptor, a qui ja fa temps li vaig dedicar un text en aquest mateix blog a propòsit del seu meravellós llibre Paseos con mi madre. Però jo crec que ell és l’excusa, a qui volen atacar de veritat és a l’Ada Colau arran que l’alcaldessa de Barcelona l’hagi escollit com a pregoner de les Festes de la Mercè. Es tracta d’un vendaval passatger, afirmo. Perquè, diguem-ho clar, quants de vosaltres sabeu dir-me de memòria el nom dels pregoners dels últims deu anys i, suposant que ho sa…

EXPUESTO, EL OBJETO ES CASTRADO. APUNTES SOBRE ARTE Y POLÍTICA

“una exposición [consiste en colocar] objetos que no bramarán, no hederán, no se despelotarán, no pedorrearán, no escupirán, no proferirán heridas, no las recibirán, serán sacados de su línea de actividad viva por el hecho de figurar en una ‘exposición’ [...] expuesto el objeto es castrado, extraído del dinamismo orgánico que lo produjo y entregado a las masturbaciones mezquinas de los burgueses que como pasmarotes pasan a contemplarlo como una percepción de lujo que se añade a sus fornicaciones mezquinas de todas las noches.”