Ves al contingut principal

REVOLUCIONARIOS DE SALÓN


Las nuevas tecnologías han promovido un nuevo comportamiento, una nueva implicación del sujeto con la sociedad, lo que quiero llamar “los revolucionarios de salón”. Me refiero a aquella creciente especie de individuos que juzga, recrimina e incluso demoniza a los otros desde el muro de Facebook, desde su twitter, desde las más variadas pantallas y dispositivos, pero que siempre lo hacen sin ningún contacto con la realidad. Lo del salón es una metáfora. En ocasiones, la gente va en el metro y divulga a través de sus cuentas sus impresiones sobre lo mal que va el mundo, pero si levantasen la vista de su pantalla de móvil podrían comprobar que a su lado viaja gente real. El salón es, digamos, el aparato.

Me aterran los revolucionarios de salón en lo político. Aquellos que demonizan a las formaciones políticas que han ocupado ayuntamientos, que acceden desde abajo al poder para transformarlo, que están cambiando las cosas o que lo intentan, pero ellos siempre encuentran fallos, grietas. Y no tienen ningún reparo en difundir noticias falsas (como que Ada Colau se ha puesto un sueldo estratosférico, contraviniendo sus promesas electorales) porque nunca contrastan la fuente que están enlazando; ellos están en posesión de su verdad revolucionaria, aunque sea de salón. Otros, que afean el abrazo de David Fernández con Artur Mas, aunque nunca estuvieron implicados como el político de la CUP en los movimientos ciudadanos reales o reivindicaron el Parlament de Catalunya con sus palabras y con sus gestos como nadie lo había hecho antes. O los que se volvieron moralistas de boatiné y atacaron rápidamente al concejal madrileño Zapata des de la supuesta izquierda por unos tuits antiguos y descontextualizados, ellos no se habían involucrado como Guillermo Zapata en el movimiento 15M, ¿pero eso qué más da?, allá estaban para recuperar el orden revolucionario desde el salón retroiluminado de su casa.

No soporto a todos los que viven de su pasado, de su lucha contra el franquismo, de su encarcelamientos, que lucen explícita o implícitamente en sus posts, en los que juzgan las nuevas maneras de batallar que tienen las recientes generaciones por unos nuevos logros, ya que aquellos (o algunos de sus) sacrificios terminaron en una democracia imperfecta, bueno, sin eufemismos, en una democracia corrupta. En lugar de vivir de los aranceles de su pasado, que se inyecten nueva sangre y dejen de fustigar a los que se comprometen de verdad con el futuro desde hoy.

Me irritan los revolucionarios de salón en la universidad. Especialmente, los de mi ramo, la humanística. Aquellos que, desde que obtuvieron su plaza, apenas han publicado trabajos de investigación, que mucho menos saben conectar sus aulas con el mundo real; todavía explican a Platón, a Kant o a Rodin como si estuvieran vivos, pero los convierten en momias. Pero en sus muros se atreven a glorificar su mundo académico y a criticar a los que abren las ventanas de las facultades universitarias para que nuestros alumnos dejen de respirar efluvios de sudor antiguo.

Me soliviantan los revolucionarios de salón en lo artístico, todos aquellos que desde su púlpito virtual dicen como deben ser las cosas, acusan a artistas comprometidos en lo político por sus contradicciones, que las tendrán, ¿cómo no?, pero lo hacen desde la comodidad de su iphone. Todos esos que corren a divulgar las objeciones al arte contemporáneo, aunque sea mediante un argumentario debilucho y rastrero, y al día siguiente cantan las “verdades” del arte santificado, el del pasado, el del museo que lo convierte en carne de olvido. Todos esos que confunden los salones del Museo del Prado con sus propios salones y, ¡lerdos ellos!, creen que se trata de salones revolucionarios.

Sí, los revolucionarios de salón se están convirtiendo en una plaga. Y debemos alertar a la sociedad de su existencia. Compartid en vuestros muros de FB y en vuestros tweets esta declaración, nadie esta a salvo de esa tendencia antirrevolucionaria. Si utilizas estos medios no puedes escapar a su abducción, tú también eres un revolucionario de salón. ¿Que cómo lo sé? Porque yo también soy un revolucionario de salón, de pantalla de ordenador o de móvil, porque ya hace tiempo que juzgo a los demás desde la comodidad de la butaca, pero no me mancho en una manifestación, corriendo frente a la policía, gritando a los verdaderamente culpables en su cara, escupiéndoles si hiciera falta... No, hace tiempo que escribo cosas como estas, en el plácido salón donde nunca ocurre nada, nada, nada...


Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

BARCELONA, CAMBRILS, LES VÍCTIMES. UNA REFLEXIÓ DES DE LA COMMOCIÓ.

Escric per mi. I per qui vulgui llegir-ho, és clar. Necessito expressar les incerteses de tot plegat. Però no pretenc entrar en debat, ni donar lliçons. De fet, el meu cap és ple de molt poques veritats i, en canvi, de molts dubtes. Tot i no haver trepitjat encara Barcelona i Cambrils, llocs tan habituals en la meva vida, tinc una commoció interna. El que ha passat és molt gran, gran de greu, de bestial. Tan gran i greu com el que passa tan sovint a països molt allunyats dels nostres, i als quals dediquem poca atenció, perdó, els dedico poca atenció, no m’enganyaré a mi mateix. I tan gran i greu com el que ha passat a ciutats europees pròximes. Ara ens ha tocat a nosaltres. I per més que la raó em digui que el problema és global, que té raons econòmiques profundes, que no hem de subratllar la cosa domèstica nostra, no puc deixar de pensar en les Rambles, en el passeig marítim de Cambrils, fins i tot en el Walden. I, sobretot, en les víctimes que allà han caigut.
Perquè aquest és el pri…

EXPUESTO, EL OBJETO ES CASTRADO. APUNTES SOBRE ARTE Y POLÍTICA

“una exposición [consiste en colocar] objetos que no bramarán, no hederán, no se despelotarán, no pedorrearán, no escupirán, no proferirán heridas, no las recibirán, serán sacados de su línea de actividad viva por el hecho de figurar en una ‘exposición’ [...] expuesto el objeto es castrado, extraído del dinamismo orgánico que lo produjo y entregado a las masturbaciones mezquinas de los burgueses que como pasmarotes pasan a contemplarlo como una percepción de lujo que se añade a sus fornicaciones mezquinas de todas las noches.”

MANIFEST DE MI SOL PER LA INDEPENDÈNCIA

1. Jo vull la independència a pesar del govern de la Generalitat i no gràcies a ell.
2.Jo vull la independència a pesar dels estratagemes de CiU (ara PdeCAT) i dels silencis d’Esquerra (i de Llach i de Romeva i de tants d’altres).
3.Jo vull la independència gràcies a les polítiques injustes, en contra dels més desfavorits, dels successius governs d’Espanya.
4.Jo vull la independència gràcies a les polítiques catalanofòbiques que han practicat els dirigents del PSOE i del PP des dels governs estatal, autonòmic i municipal.
5.Jo vull la independència a pesar d’aquells que, des d'una suposada esquerra, diuen que s’ha de solucionar l’encaix de Catalunya en l’estat espanyol, però no han fet res per a posar-ho en pràctica.
6.Jo vull la independència gràcies a tots aquells espanyols, alguns amics meus, que van callar com a morts quan Espanya (el Parlamento i el Tribunal Constitucional) van anihilar un Estatut legal i legítim, ells que tant parlen ara de la llei.
7.Jo vull la independència grà…