dissabte, 28 de març de 2015

EL MACBA I LA POLÍTICA.


(Parlament pronunciat a l'auditori del MACBA, el 26 de març de 2015, com a president de l'Associació Catalana de Crítics d'Art, amb motiu de la cerimònia de lliurament dels Premis ACCA 2014.)

dimecres, 25 de març de 2015

EL ARTE DEBE DOLER, PEREZOSOS


(Colaborar con los audaces me fascina. Como Hamed Einochi y Pablo Sierra, que levantaron la web http://negratinta.com/ y han conseguido reunir allí textos importantes. Pero su audacia es ilimitada, y original: acaban de sacar el número 0 de su negratinta en papel. Me pidieron una colaboración, es este texto sobre el dolor del arte. Pero su idea es poder sacar su revista trimestralmente. Para ello necesitan nuestra ayuda, a través de la siguiente campaña de financiación. La audacia necesita que creamos en ella.) 

EL ARTE DEBE DOLER, PEREZOSOS

No me andaré por las ramas, no tengo ni espacio ni tiempo. Bertolt Brecht dejó escrito un pensamiento sobre los usuarios del arte que me parece de una altísima vigencia: "Si la gente quiere ver sólo las cosas que pueden entender, no tendrían que ir al teatro: tendrían que ir al váter." ¿La cultura como entretenimiento o la cultura como formación? ¿Valorar el rendimiento económico de un producto cultural o su repercusión tal vez subterránea en un individuo o, con suerte, en un grupo de individuos? ¿Pensar o simplemente dormitar en el sofá de tu casa?

La cuestión es que el divorcio entre la sociedad de nuestro tiempo y el arte que le ha tocado en suerte no sólo no languidece sino que se acrecienta. ¿Los motivos? En primer lugar, la infamante política educativa que  se ha seguido en España por parte de los distintos gobiernos que han accedido al poder desde la muerte del Dictador y que ha culminado con el actual ejército de corruptos, de antidemócratas y poco preparados sujetos de un partido político que tanto quiere parecerse a las líneas maestras que dejó establecidas el difunto general en la política escolar, el ordeno y mando. En segundo lugar, lo mismo, pero en el Ministerio de cultura, que ha llegado también a un registro de ignominia nunca imaginada con la figura de Wert (“el patán, el pata negra del patanismo”), superando a algunos predecesores suyos de muy poca categoría. No me olvido de que esas políticas han sido arropadas por mayorías parlamentarias. Y tal diagnóstico lo aplico también, claro está, a los sucesivos gobiernos de mi país, los cuáles han denigrado también el papel transformador que puede —debe— tener el arte y el conocimiento, desde Pujol hasta Artur Mas.

Pero no todo puede recaer en el poder institucional, sobre todo cuando ese poder ha sido elegido por mayorías de ciudadanos en unas elecciones. Quizás por una parte de esos mismos ciudadanos que, cuando acuden a una exposición de arte de hoy, se lamentan de su incomprensión, y empiezan a lanzar improperios de muy poca inteligencia por su parte. Es lamentable lo perezosos mentales que son tantos y tantos usuarios de la cultura que legitiman el lenguaje críptico de los economistas, de los juristas, de la burocracia administrativa, de la ciencia y de la medicina, pero que, en cambio, exigen al arte de hoy transparencia.

No, ellos no quieren esforzarse frente a obras, películas o acciones que les interrogan desde lugares a los que no están acostumbrados. Piensan que lo saben todo del arte del pasado, acuden a los museos enciclopedistas y se embelesan con obras históricas y legendarias (los Leonardo, los Velázquez, los Rembrandt, acaso los Picasso) porque tiene la ingenua pretensión de que lo entienden todo. Pero si ven o escuchan algo que no es armónico, que no es melódico, que resulta estridente a la vista o al oído, marchan raudos o, lo peor, empiezan a lanzar dardos de perezoso presuntuoso.

Parece que en la sociedad actual pocos se dan cuenta de las sucesivas pérdidas que se ha producido en el mundo del arte. Claro que uno puede entretenerse con ciertos productos. Pero si uno busca siempre que acude a un cine o a un museo el pasar el rato, la obra facilona, la frivolidad absoluta acaba con las neuronas adormecidas; con lo que luego cuesta despertarlas. No, el arte no tiene por qué ser algo agradable. Algunas de mis mayores experiencias estéticas o intelectuales se han producido cuando las obras me han interrogado hasta límites de la perplejidad: los primeros visionados de algunas películas de Ingmar Bergman, de Pasolini, de Fassbinder; algunas exposiciones de Miró, de Cindy Sherman, de Duchamp; algunos poemas de Foix, de Mallarmé… Y, sobre todo, muchos artistas jóvenes de hoy que hablan de su tiempo, en las paredes de la ciudad, en dibujos maltrechos, en obras conceptuales que terminan en sí mismas, incluso en sus propios cuerpos.

El arte requiere esfuerzo, su aprehensión en ocasiones produce dolor, puede o debe producir preocupación. Acudimos al arte del pasado para “reconocerlo”, nos han dicho tantas veces que es bueno que ni nos planteamos  que, en realidad, no sabemos nada de él: ¿por qué Velázquez coloca aquella superficie sin representación a la izquierda del cuadro, cuando nadie lo había hecho nunca?, ¿por qué Picasso coloca un caballo en el centro del Guernika?, ¿por qué todo el mundo se para frente a la Gioconda, pero algunos quedan realmente fascinados por la obra?... Para el arte de hoy no debemos presentarnos con la tarjeta del “reconocimiento”, sino con la del conocimiento, con la pretensión de que la creación nos pueda dar un latigazo visual o, mejor aún, mental.

La pereza de los usuarios del arte, de los espectadores de cine, de los visitantes de exposiciones, de los lectores de libros, del público que acude al teatro, sea de texto o gestual… Muchos de esos perezosos usuarios son los mismos que votaron a opciones políticas a las que la cultura crítica, el arte como arma de choque, no les preocupa en absoluto. Todo el mundo con el regocijo, con el hedonismo mal entendido, con la arrogancia de que todos saben más que el artista que les presenta su obra como herramienta de trabajo, como arma para elaborar discursos. Para hacernos más inteligentes.


Termino con una anotación para los que buscaran argumentos contra mi —lo reconozco— extraña reivindicación del dolor para enfrentarse al arte de hoy. Sólo quiero rebatir una posible contra argumentación. Mi defensa del arte de nuestro tiempo no es amplia, todo lo contrario, soy profundamente restrictivo en aquello que  me percute o repercute. A más edad, mis criterios cada vez se vuelven más exigentes. Pero nunca he sido ni soy un perezoso. Si acepto que un médico me diagnostique una enfermedad con un lenguaje ininteligible (como sus recetas indescifrables), más permito que un artista despliegue su obra con toda la libertad gestual y conceptual que quiera. Yo me esfuerzo, me dejo interrogar por la obra, yo interrogo a la obra y, luego, decido. Pero no voy buscando siempre la simplicidad.  Me enfrento al mundo con los ojos abiertos. La apertura mental no es una fractura del cráneo, amigos.


dilluns, 23 de març de 2015

ENFONSEM EL MACBA!


Fa molts pocs dies, gairebé hores, publicava aquí un text titulat “Salvem el MACBA!”.

Avui, després dels fets ocorreguts, no se m’acut res més que dir que 
“ENFONSEM EL MACBA!”
Enfonsar-lo, sí, perquè aquesta serà l’única manera de reflotar-lo.

Aquesta estructura del museu d’art de contemporani de Barcelona, que ho és de Catalunya, no pot durar ni un minut més. Aquí dessota trobareu la composició del Consorci del MACBA. Fixeu-vos, fixeu-vos si-us-plau, en qui ha decidit la sort del nostre equipament insígnia, tots o una part d’ells: polítics, funcionaris i empresaris. Quants artistes hi ha al Consorci del MACBA? Quants professors d’universitat? Quants crítics? Quants museòlegs?
Per què Jaume Ciurana, Ferran Mascarell, Jordi Sellas, el Comte de Godó, Àlex Susanna i tants d’altres tenen la capacitat de decidir i ningú dels que treballen en el sector no hi té ni vot ni encara menys veu.

Això s’ha d’aturar! 

Prou a què els ignorants de les arts decideixin sobre les arts.

Enfonsem el MACBA i tornem-lo a construir des de la solvència artística i cultural, no des de la misèria de la política i de la burocràcia.
NB: Cas a banda és el cop de teatre final de Bartomeu Marí. Quina pena que hagi permès aquesta jugada perversa, putrefacta. Primer acomiada a Valentin Roma i Paul B. Preciado, als quals només se’ls pot acusar d’haver fet la feina per la qual havien estat contractats, per després acceptar la seva dilapidació pública. 

COMPOSICIÓ DEL CONSORCI DEL MACBA
President
Artur Mas i Gavarró

Vicepresident primer
Xavier Trias i Vidal de Llobatera

Vicepresident segon
José María Lassalle Ruiz

Vicepresident tercer
Leopoldo Rodés Castañé*

Vocals
Generalitat de Catalunya
Ferran Mascarell i Canalda*
Pilar Pifarré i Matas
Joan Pluma i Vilanova*
Jordi Sellas i Ferrés*
Claret Serrahima i de Riba
Àlex Susanna i Nadal*

Ajuntament de Barcelona
Josep Lluís Alay i Rodríguez*
Jaume Ciurana i Llevadot*
Marta Clari i Padrós*
Llucià Homs i Capdevila*
Ramon Massaguer i Meléndez
Jordi Martí i Grau

Fundació Museu d'Art Contemporani de Barcelona
Elena Calderón de Oya
Pedro de Esteban Ferrer*
Javier Godó Muntañola, comte de Godó
Ainhoa Grandes Massa*
Marta Uriach Torelló

Ministeri de Cultura
Jesús Prieto de Pedro
Begoña Torres González*

Interventora
Gemma Font i Arnedo*

Secretària
Montserrat Oriol i Bellot* 

dijous, 19 de març de 2015

SALVEM EL MACBA!


Algunes reflexions directes, personals i enrabiades sobre el "cas MACBA".

1. L'entrada de Valentín Roma i de Paul B. Preciado al museu ha significat una renovació transcendet en les exposicions, activitats i idees del centre. No podem permetre que la seva programació se'n vagi "à la merde" per un problema de política rància. Ells dos han de quedar-se al MACBA!

2. Això vol dir, efectivament, que, al meu entendre, Bartomeu Marí ha de dimitir del seu càrrec. Tot i l'estima personal que li tinc, la seva decisió no pot ser defensada des de cap de les lògiques. Des de la lògica institucional o administrativa, si fos veritat que ell no sabia quines peces anirien a una exposició programada des de fa tant temps i en col.laboració amb un museu estranger, voldria dir que és un imcompetent (i sempre hem defensat que els incompetents de la política han de dimitir i assumir responsabilitats dels seus ajuntaments, ministeris, etcètera; ningú que treballa amb diners dels altres ha d'escapar-se d'aquesta assumpció).

3. Però en Bartomeu no ho és, d'incompetent. Per tant, des de la lògica de l'art, de la llibertat que ha de presidir el món de la cultura, ell, amb la seva decisió, ha conculcat tots els valors que defensem. Quin greu!

4. Resulta curiós i indignant que els polítics culturals (Jaume Cirurana i, sobretot, Ferran Mascarell, tan amant ell de sortir en roda de premsa permanent i opinar de tot i de tots) no diguin res sobre la situació i no es pronunciïn sobre l'afer. I només hi hauria d'haver una resposta democràtica: Obrir l'exposició ja! Sobretot per defensar els drets dels artistes, dels comissaris i, encara més, dels públics que --ara més que mai-- volen veure aquesta exposició.

5. Potser ja seria hora que el senyor Rodés & Cia marxessin del patronat del MACBA. Que deixessin d'intervenir en les decisions del món de l'art contemporani català. I, si no són generosos, que s'emportin totes les seves obres, que cridin al seu amat Jean Louis Froment i que obrin un nou museu privat, sense subvencions, com alguns col.leccionistes catalans han fet amb allò que havien comprat.

6. No menys indignant resulta que ara i només ara, arran del problema creat, les televisions s'ocupin de l'art contemporani. Quan el periodisme olora la sang, és temible! I més temible és la seva ignorància. En la tertúlia de TV3 d'avui he escoltat a l'Antoni Puigverd pontificar sobre que el món de l'art és tancat i són uns pocs comissaris qui decidieixen què és art i què no ho és. És un immoral! Com si ell no tingués les tribunes que té perquè el periodisme català hegemònic està fet d'una capelleta petita i miserable que reparteix prebendes.

7. Si volen fer tertúlies sobre temes artístics, que cridin als especialistes, òstia!

CONCLUSIÓ:

SALVEM EL MACBA JA!