dilluns, 21 de desembre de 2015

REVOLUCIONARIOS DE SALÓN


Las nuevas tecnologías han promovido un nuevo comportamiento, una nueva implicación del sujeto con la sociedad, lo que quiero llamar “los revolucionarios de salón”. Me refiero a aquella creciente especie de individuos que juzga, recrimina e incluso demoniza a los otros desde el muro de Facebook, desde su twitter, desde las más variadas pantallas y dispositivos, pero que siempre lo hacen sin ningún contacto con la realidad. Lo del salón es una metáfora. En ocasiones, la gente va en el metro y divulga a través de sus cuentas sus impresiones sobre lo mal que va el mundo, pero si levantasen la vista de su pantalla de móvil podrían comprobar que a su lado viaja gente real. El salón es, digamos, el aparato.

Me aterran los revolucionarios de salón en lo político. Aquellos que demonizan a las formaciones políticas que han ocupado ayuntamientos, que acceden desde abajo al poder para transformarlo, que están cambiando las cosas o que lo intentan, pero ellos siempre encuentran fallos, grietas. Y no tienen ningún reparo en difundir noticias falsas (como que Ada Colau se ha puesto un sueldo estratosférico, contraviniendo sus promesas electorales) porque nunca contrastan la fuente que están enlazando; ellos están en posesión de su verdad revolucionaria, aunque sea de salón. Otros, que afean el abrazo de David Fernández con Artur Mas, aunque nunca estuvieron implicados como el político de la CUP en los movimientos ciudadanos reales o reivindicaron el Parlament de Catalunya con sus palabras y con sus gestos como nadie lo había hecho antes. O los que se volvieron moralistas de boatiné y atacaron rápidamente al concejal madrileño Zapata des de la supuesta izquierda por unos tuits antiguos y descontextualizados, ellos no se habían involucrado como Guillermo Zapata en el movimiento 15M, ¿pero eso qué más da?, allá estaban para recuperar el orden revolucionario desde el salón retroiluminado de su casa.

No soporto a todos los que viven de su pasado, de su lucha contra el franquismo, de su encarcelamientos, que lucen explícita o implícitamente en sus posts, en los que juzgan las nuevas maneras de batallar que tienen las recientes generaciones por unos nuevos logros, ya que aquellos (o algunos de sus) sacrificios terminaron en una democracia imperfecta, bueno, sin eufemismos, en una democracia corrupta. En lugar de vivir de los aranceles de su pasado, que se inyecten nueva sangre y dejen de fustigar a los que se comprometen de verdad con el futuro desde hoy.

Me irritan los revolucionarios de salón en la universidad. Especialmente, los de mi ramo, la humanística. Aquellos que, desde que obtuvieron su plaza, apenas han publicado trabajos de investigación, que mucho menos saben conectar sus aulas con el mundo real; todavía explican a Platón, a Kant o a Rodin como si estuvieran vivos, pero los convierten en momias. Pero en sus muros se atreven a glorificar su mundo académico y a criticar a los que abren las ventanas de las facultades universitarias para que nuestros alumnos dejen de respirar efluvios de sudor antiguo.

Me soliviantan los revolucionarios de salón en lo artístico, todos aquellos que desde su púlpito virtual dicen como deben ser las cosas, acusan a artistas comprometidos en lo político por sus contradicciones, que las tendrán, ¿cómo no?, pero lo hacen desde la comodidad de su iphone. Todos esos que corren a divulgar las objeciones al arte contemporáneo, aunque sea mediante un argumentario debilucho y rastrero, y al día siguiente cantan las “verdades” del arte santificado, el del pasado, el del museo que lo convierte en carne de olvido. Todos esos que confunden los salones del Museo del Prado con sus propios salones y, ¡lerdos ellos!, creen que se trata de salones revolucionarios.

Sí, los revolucionarios de salón se están convirtiendo en una plaga. Y debemos alertar a la sociedad de su existencia. Compartid en vuestros muros de FB y en vuestros tweets esta declaración, nadie esta a salvo de esa tendencia antirrevolucionaria. Si utilizas estos medios no puedes escapar a su abducción, tú también eres un revolucionario de salón. ¿Que cómo lo sé? Porque yo también soy un revolucionario de salón, de pantalla de ordenador o de móvil, porque ya hace tiempo que juzgo a los demás desde la comodidad de la butaca, pero no me mancho en una manifestación, corriendo frente a la policía, gritando a los verdaderamente culpables en su cara, escupiéndoles si hiciera falta... No, hace tiempo que escribo cosas como estas, en el plácido salón donde nunca ocurre nada, nada, nada...


divendres, 18 de desembre de 2015

CONTRA LA COOLTURA: ON THE ROAD




El 4 de juny del 2015, a la casa Elizalde de Barcelona, vam fer la primera presentació del meu llibre “Contra la cooltura. Art i política a Catalunya”. La sala feia patxoca, molts amics i amigues, alguns de temps quasi immemorials, m’acompanyaven en un debat (amb el Vicenç Altaió i amb gent del públic) que va ser estimulant i divertit. Semblava que tot havia d’acabar allà: la vida d’un llibre modest com aquest, no menys que de temàtica cultural, és curta i el dia de la seva presentació es converteix molt sovint en el seu propi funeral públic. Vet aquí, però, que el Joan Ramon Riera, l’editor d’Edicions Els Llums, que ja havia tingut la gosadia de publicar-me el llibre, em va proposar que féssim més presentacions, no solament a Barcelona, sinó que anéssim pel territori. I així ho hem fet durant mig any, hem anat de bolos, per llibreries i centres culturals.

El passat dimecres, dia 16, vam estar a la llibreria Dòria de Mataró per tancar el tour. Per tant, haurà estat mig any on hem anat a presentar el llibre a Vilafranca del Penedès (a la galeria d’art del Ramon Sicart, per encàrrec de la llibreria Odissea); a La Caníbal de Barcelona, una iniciativa de les amigues Amanda Cuesta i Júlia Montilla, amb l’acompanyament en el debat del periodista David Vidal; a la Llibreria 22 de Girona; a la Llibreria Papasseit de Manresa; al Casino de Vic, un acte organitzat pel Club de lectura, en un debat amb el Biel Barnils i el Manuel Guerrero; i vam acabar a Mataró, a partir de la presentació de la Ruth Garcia.

L’experiència ha estat molt gratificant, i no ho dic pel meu llibre, tampoc no és que la gent es tornés boja, anant als mostradors per comprar-ne un exemplar i que jo els el dediqués, tot i que tampoc no em puc queixar, d’això. Si dic que l’experiència ha estat esplèndida és perquè a tot arreu on hem anat hem estat parlant de cultura, de política cultural, de periodisme cultural, de si la cultura ha de ser indústria o no, de si l’Estat ha de protegir un tipus d’art que d’altrament no existiria, de com consentim que els polítics parlin ampul·losament sobre la cultura però li dediquen les engrunes dels seus pressupostos...

Érem molta gent? Depèn: menys que a un estadi de fútbol, menys que a un concert del David Bustamante al Festival de Cap Roig, menys que les audiències del “Sálvame”... Sense bromes, en realitat, jo diria que, sense comptar la primera presentació a la Casa Elizalde de Barcelona, on van venir unes vuitanta persones, hauran vingut als actes successius de presentació del llibre entre cent i cent vint persones, potser més. A Vic, Manresa o Mataró les sales feien goig; a Girona, molt pocs (i això que l’Albert Soler havia publicat al “Diari de Girona” una entrevista amb mi del seu to incisiu); a Vilafranca o a La Caníbal més del que jo m’hagués esperat. Ens costa sortir de casa i fer-ho per parlar de cultura ho trobo digne d’encomi. I si és per debatre amb un tipus com jo i arran d’un llibre escrit per mi, aleshores la cosa ja la trobo excepcional.

Bé, aquest petit text és per donar les gràcies a tots els qui vau venir a les presentacions, als qui les vau organitzar, als qui vau fer les presentacions o conduir els debats (Vicenç, David, Biel, Manuel, Ruth)... i al Joan Ramon, que em va empènyer a fer aquesta tournée. He après moltíssim. I m’ha agradat retrobar-me amb amistats i/o exalumnes fora de l’àmbit universitari i fora de Barcelona. Visca la perifèria!


He après molt, dic. Ho centraré en un exemple: a Mataró hi va haver una persona que em va fotre canya, des de la cordialitat absoluta. Em va dir que en el meu llibre tot era crítica, que no aportava solucions i que les solucions ell no les trobava (o potser no només les trobava) en què hi haguessin més diners. Va explicar que, a partir de l’experiència de Can Xalant, aquest centre que els polítics van tancar despietadament, havia après que la gent podia fer coses des de baix, els uns al costat dels altres. Diguem que, així, tots units, no un jonc sol, sinó un grup de joncs entrellaçats, la cosa adquiria una dimensió en què l’administració deixava de tenir el pes que jo li atorgava. Bé, ell ho va dir molt millor que jo. Però trec a col·lació aquesta intervenció per fer veure que, si no hagués anat a Mataró (com a tots els altres llocs on hem estat peregrinant, portant la paraula de la cultura i no de la “cooltura”), no hagués escoltat una veu que em fa veure que l’edat no perdona i que costa molt mirar d’estar en l’ona del teu temps. Perseveraré, però. I promess it.

Quedi clar que, tot i que no farem més presentacions, el llibre ha obtingut una molt bona resposta, mediàtica i comercial, dins de la modèstia d’un tiratge mesurat... I sapigueu que, els qui vulgueu, encara en podeu trobar exemplars a les llibreries. (Aquí hi hauria d’anar un rostre que us guinya l’ull.)




dimarts, 1 de desembre de 2015

SIN FILOSOFÍA... O QUE LA MEDIOCRIDAD NO NOS VENZA



Este texto apareció el 30/XI/2015 en su versión original en catalán en Vilaweb. Lo podéis leer aquí: "Sense filsoofia". Algunos amigos me han pedido su versión es español. Aquí va:


Dentro de un cierto tiempo la expresión 'tomarse la vida con filosofía' habrá perdido sentido, los jóvenes no lo entenderán. Será como aquella del 'disco rayado', que sólo comprendemos quienes habíamos sufrido el sonido de los vinilos agrietados. ¿Como podrán entender las próximas generaciones una expresión que contiene un sustantivo, 'filosofía', que será entonces un hecho residual, anacrónico? El diccionario catalán explica que 'tomarse la vida con filosofía' es la manera de representar la sabiduría aquel que sabe soportar las vicisitudes de la vida. A partir de ahora, tendremos que acostumbrarnos a ejercer esta sabiduría sin la filosofía, suponiendo que esto sea posible.

Bromeo, pero no tanto. ¿No encontráis extraño que se hayan sentido tan pocas voces en contra de la supresión de la obligatoriedad de la filosofía en el bachillerato a todos los estudiantes, fueran de letras o de ciencias, como ocurría hasta ahora? A mí, la verdad, este mutismo no me ha venido de nuevo. Porque el descrédito de las humanidades es algo que viene de lejos y, cuando algunos hemos dado el grito de alerta, no hemos recibido ninguna respuesta o, peor aún, nos han dicho que estamos en la era del pensamiento científico y que la filosofía ya no es necesaria.

No pienso tratar de convencer a nadie sobre la necesidad del pensamiento filosófico. Es desazonador tener que recordar que sin espíritu crítico, sin debate de ideas, los más incultos esparcen su ignorancia, sus limitaciones y corremos el peligro de que la sociedad piense que, tras ellos, no hay nada mejor. Estamos dominados por una estirpe de economistas, de periodistas lengüeteadores, de legalistas (jueces, notarios, abogados), de políticos, claro, de todos estos que hace años que generan opinión desde los medios convencionales o analógicos; esos que no se atreven a desacreditar la ciencia y la tecnología porque no entienden ni un carajo, pero son lo bastante arrogantes para querer convertir las facultades de filosofía y letras en desiertos sólo porque saben leer y escribir y se imaginan que, con esto, ya es suficiente.

En 1936, en plena ascensión nazi, Goebbels firmó un decreto en el que se prohibía el ejercicio de la crítica de arte. Si acaso, sólo se admitirían unos informes asépticos que no cuestionaran el impacto emocional de la obra. Quizás os parecerá que llevo la asociación a terrenos demasiado extremos, pero de inmediato Bertolt Brecht escribió sobre este decreto que, en realidad, lo que se prohibía no era la crítica: 'La prohibición de la crítica corresponde a la prohibición del Arte'. Ya sé que formalmente no estamos en un régimen dictatorial, pero la medida, no nos equivoquemos, persigue algo parecido: relegar la filosofía es prohibir el pensamiento, la razón (que tomo como epónimo de la capacidad de dudar, del 'sapere aude' kantiano) y, en consecuencia, adentrarnos en la mediocridad. (La mediocridad de aquellos que sólo saben leer y escribir, no sé si me explico bien.)

No creo que esto sea ningún complot, no pienso que nos encontramos con decisiones premeditadas, con una confabulación en contra de las ciencias humanas desde hace mucho tiempo. Esto sería otorgar a los necios que quieren prescindir de la filosofía una inteligencia que no poseen. Por eso la cosa es aún más peligrosa. Si no es posible la conjura, eso es que vivimos es una pérdida exorbitante de calidad de pensamiento, de forma cíclica y perseverante, casi por perfidia natural. No hace mucho, Eulalia Vintró se quejaba amargamente de cómo los diputados en el Parlamento español habían caído en actitudes impropias de aquel templo de representación. ¿Os acordáis de aquel '¿Qué jaleaban ustedes?' que profirió Pilar Manjón a todos los diputados del PP ante sus aplausos y carcajadas cuando se estaba tratando con las víctimas del 11-M? ¿Y en el Parlamento catalán? Un día oí que David Fernández, en un discurso, citaba Adorno y, por un momento, quiero pensar que las paredes de la cámara se vigorizaron, se fortalecieron, sobre todo para soportar lo que allí es más habitual: el mal uso de la lengua, el empobrecimiento de la oratoria, las frases hechas, la liquidación de los verdaderos razonamientos, el abuso de las acusaciones interesadas (el "y tú más ', por ejemplo) que no conducen a ninguna parte y, hace poco, las parlamentarias que mastican chicle desgalichadamente en lugar de escuchar lo que dicen sus adversarios con respeto y, si es necesario, tomando apuntes. Digámoslo claro: muchos de estos políticos desganados y mediocres, cuando oyeron pronunciar la palabra Adorno, debieron pensar en Navidad.


La pérdida y el descrédito de la filosofía es aceptar que, para siempre, las televisiones, las radios, las instituciones públicas sean invadidas por toda una serie de personajes de muy poca categoría. Y, lo que es peor, que nuestros hijos y nuestros nietos no tengan la capacidad crítica para encontrar las excepciones, que todavía hay (en TV3 incluso se emite el programa 'Amb filosofia'). ¿No sería hora de que los ciudadanos exigiésemos ciertos compromisos a los partidos políticos? Por ejemplo: que no volveremos a votar a ninguna formación en las próximas españolas o, en su caso, en unas inmediatas catalanas si antes no se comprometen a desmantelar el plan del infausto ministro Wert. Porque sin filosofía se puede vivir, sí, pero acabas pareciendo un empobrecido por más chicle que vayas masticando.