Passa al contingut principal

El catalán y la ignorancia de los bárbaros

                                                          Imatge: Rafael López

El atrevimiento de la incultura no tiene límites. Cuando los incultos tienen la capacidad de gobernar la extralimitación llega a extremos enfermizos. En los últimos tiempos, la barbarie de la incultura la ha vuelto a tomar con la lengua catalana, y los tontos y los incapaces han empezado a aplaudir. Ya se sabe: me refiero a las actitudes extremamente hostiles de los gobiernos de las Illes Balears y de Aragón en contra del catalán. En el último caso, la broma es que el gobierno aragonés, para no denominar a la lengua catalana por su nombre, la ha rebautizado como “aragonés oriental” (sic). Una vez más, la ignorancia galopando de forma desenfrenada, los atrasados, los del cerebro baldío confundiendo la política con el conocimiento, atacando a una lengua para congregar simpatías políticas, no por merecimientos propios, ellos que nos han sumido en esta espectacular crisis moral, sino por el simple deseo de enfervorizar a los estúpidos, a los ignaros. Hace años ya se aceptó ese ataque a la razón que supone considerar que el catalán y el valenciano son lenguas distintas cuando la ciencia —y el sentido común— saben que eso no es así. Y, claro, cuando la razón es contrariada, los crápulas se sienten tan a gusto en el marasmo de la sinrazón.

No me preocupan los que me insultarán por mis opiniones.  La incultura es un  virus que se propaga con facilidad, el ataque a la lengua catalana —y a sus hablantes—es un síntoma de estar incubando ese virus, los que vociferan en contra del catalán sin conocerlo demuestran que ya han desarrollado sin remedio la enfermedad. Insisto, los enfermos de barbarie no me preocupan. Me inquietan mucho más los que callan. No entiendo a los españoles cultos que, frente al brutal ataque a una lengua por motivos estrictamente políticos, responden con el silencio.

Se puede disentir de la política de todos los gobiernos, pero nunca se debería atentar contra la dignidad de unos ciudadanos que hablan una lengua más, distinta a la común de España, según los textos legales vigentes. Esos ciudadanos deben ser protegidos y las lenguas que hablan (no solamente una, todas las que pertenecen al acervo cultural de un territorio), también. Los que vociferan (esto es, los enfermos) y los que callan cómplicemente, vuelven a dejar claro que la convivencia con los incultos prepotentes es imposible. La crisis económica produce dramas humanos tangibles; la crisis moral, la que produce que los ignorantes, los rabiosos, los patanes puedan llegar a gobernar, no se nota en primer término, pero los resultados son potencialmente devastadores.

Comentaris

  1. La lengua catalana no era igual en todos los lugares en los que se hablaba. Lo que ha pasado es que dentro de Cataluña se ha igualado debido a los medios de comunicacion y la obligacion de estudiar el idioma en los centros. En otras zonas catalanoparlantes fuera de Cataluña, el idioma a evolucionado de forma distinta al catalan como lo conoceis, por eso en mi opinion no puede llamarse catalan. Llamalo aragones oriental o catalan occidental, pero no es el mismo idioma que el catalan.

    ResponElimina

Publica un comentari a l'entrada

Entrades populars d'aquest blog

Bibiana Ballbé com a símptoma. ¿La cultura de la riota?

No conec la Bibiana Ballbé. I no hi tinc res en contra. Vagin per endavant aquests aclariments. Però la prenc a ella com a símptoma d’una mena de síndrome que tal volta s’estigui apoderant en els darrers temps de l’àmbit cultural català en el seu terreny institucional: en podríem dir la cultura de la riota o, potser, la síndrome de la frivolitat. M’explico. Fa pocs dies s’acaba de confirmar que la periodista Bibiana Ballbé col·laborarà en el nou projecte de centre cultural de Santa Mònica, a Barcelona. Ara sabem que només hi col·laborarà, fa uns dies s’havia dit que havia de dirigir el centre, corre el rumor intens que ella ja ho havia anunciat als seus íntims, però que la conselleria es va fer enrere. Diuen que la seva participació en la nova trajectòria de Santa Mònica ha de consistir en “indagar en nous formats que expliquin la cultura de forma innovadora”(sic). Explicar la cultura de forma innovadora? Però és que la cultura s’ha d’explicar, jo pensava que més aviat es transmet

REVOLUCIONARIOS DE SALÓN

Las nuevas tecnologías han promovido un nuevo comportamiento, una nueva implicación del sujeto con la sociedad, lo que quiero llamar “los revolucionarios de salón”. Me refiero a aquella creciente especie de individuos que juzga, recrimina e incluso demoniza a los otros desde el muro de Facebook, desde su twitter, desde las más variadas pantallas y dispositivos, pero que siempre lo hacen sin ningún contacto con la realidad. Lo del salón es una metáfora. En ocasiones, la gente va en el metro y divulga a través de sus cuentas sus impresiones sobre lo mal que va el mundo, pero si levantasen la vista de su pantalla de móvil podrían comprobar que a su lado viaja gente real. El salón es, digamos, el aparato. Me aterran los revolucionarios de salón en lo político. Aquellos que demonizan a las formaciones políticas que han ocupado ayuntamientos, que acceden desde abajo al poder para transformarlo, que están cambiando las cosas o que lo intentan, pero ellos siempre encuentran fallos, gri

ESTOY DE ACUERDO CON INÉS ARRIMADAS. SOBRE EL MITO DE LA FRACTURA SOCIAL

Inés Arrimadas se pasó la pasada campaña electoral diciendo que quería ser la presidenta de todos los catalanes. Y, ahora, se queja de que su pronóstico es que el nuevo gobierno de Cataluña no gobernará para todos los catalanes. Estoy de acuerdo con ella: el propósito de todo gobernante es tomar decisiones tanto para los que lo votaron como para los que no lo votaron. No miento: hace años, el concejal de cultura del ayuntamiento de Cornellà de Llobregat, al que no nombro porque murió joven, se dedicó a hablar mal de mí de forma persistente y en lugares públicos. Fui a ver al alcalde de entonces, Pepe Montilla, y le pregunté si ese concejal no era también mi concejal, a pesar de que todo el mundo sabía que yo no les había votado, y por tanto me debía un respeto como ciudadano. Montilla me dio la razón y me dijo que hablaría con él para que no volviera a suceder (lo de hablar mal de mí en público, en privado el político puede hacer lo que le plazca). Sí, Arrimadas tiene razón: el pr